DestacadoSalvem Sa Badia

La bahía de Portmany, la zona en la que más empeoran sus aguas de baño de toda la isla

By 15 junio 2022 No Comments

Los puntos rojos señalan los ocho lugares de la bahía donde ha empeorado la calidad del agua de baño

El Observatorio de Sostenibilidad de Ibiza Preservation ha presentado los resultados de los análisis sobre la calidad de las aguas de baño que se han realizado para un total de 40 puntos costeros de toda Ibiza, con un resultado cada vez más preocupante para la bahía de Portmany, que es, con diferencia, la zona que más empeora de la isla.

Este estudio se elabora con los datos que proporcionan los muestreos del Govern balear y formarán parte del informe anual de sostenibilidad 2021, actualmente en elaboración. Los primeros análisis se realizaron en 2010, año en que el Govern balear tomó muestras en un total de 41 playas. Todas ellas, sin excepción, fueron calificadas como “excelentes”, dentro de un baremo que también las habría podido definir como “buenas”, “suficientes” o “insuficientes”.

En 2021 se tomaron muestras en 40 de estos mismos puntos de la costa ibicenca y la realidad es que en estos once años se ha pasado de un 100% de aguas excelentes a solo el 50%. Ahora hay 20 playas con una calidad excelente, pero otras 16 han bajado a buenas y cuatro a suficientes. De estas 20 zonas de baño que han empeorado, ocho están situadas en la bahía de Portmany (cinco dentro del municipio de Sant Antoni, el más afectado, y tres dentro del de Sant Josep).

De los cinco puntos de Sant Antoni que empeoran, dos están situados en el entorno de la playa de s’Arenal y el resto en es Pouet, Caló des Moro y Cala Gració. Los tres del lado de Sant Josep se refieren a es Pinet, Port des Torrent y Caló d’en Serral.

El resto de playas de la isla que han empeorado su calificación son Cala Vedella, en el municipio de Sant Josep; Platja des Riu, Platja de Santa Eulària, Cala Pada y Cala Llonga, en el municipio de Santa Eulària; Port de San Miguel, Portinatx, Benirràs y s’Arenal, en el municipio de Sant Joan; y tres puntos de muestreo de Eivissa capital situados en Talamanca y ses Figueretes.

En Formentera, al contrario que en Ibiza, todas sus aguas testadas mantienen la calificación de “excelente” desde el año 2010.

Otro aspecto a destacar en relación a la calidad del agua de baño es la contaminación puntual por aguas fecales, dato que se extrae de muestreos individuales realizados en playas durante 2021. Así, en dicho año, el seguimiento estival realizado en 51 puntos de baño arroja el dato de 20 eventos de contaminación por bacterias fecales. Por este motivo, en estas zonas se ha recomendado no bañarse en una o más ocasiones a lo largo del periodo estival, y además, en 6 puntos (Caló den Serral, Portinatx, Benirràs, s’Arenal Gros, es Canar y Caló des Moro) se llegó a prohibir el baño temporalmente por el grado de contaminación generado.

Desde el Observatorio de Sostenibilidad se observa con preocupación este paulatino deterioro: “Las aguas de baño se hallan inmersas en el medio natural y están expuestas potencialmente a fuentes de contaminación de origen antropogénico y natural. En este caso, parece razonable afirmar que la presión humana junto con la insuficiencia de infraestructuras puedan ser las desencadenantes de la creciente pérdida de calidad de las aguas”, señala Itziar Arratibel, coordinadora técnica del Observatorio, que además considera que “podría haber alguna relación entre ciertas estructuras, como los aliviaderos, y la contaminación de las aguas costeras”.

Ante esta situación y dada la falta de estudios empíricos que señalen las auténticas causas de esta degradación, desde el Observatorio urgen a las administraciones a identificar de forma rigurosa y científica los motivos del continuo descenso de la calidad de las aguas de baño de Ibiza, así como a tomar las necesarias soluciones para revertir el proceso de deterioro en el que se encuentran.