DestacadoSalvem Sa Badia

Sant Josep retira más de 130 estructuras de fondeo en Port des Torrent y Porroig

El Ayuntamiento de Sant Josep de sa Talaia ha completado la retirada de los muertos de fondeo que había en Port des Torrent y en la bahía de Porroig. En el transcurso de estas actuaciones, desarrolladas entre el 11 y el 26 de abril, se han retirado 131 estructuras de fondeo, con un volumen de casi 90 toneladas de varios tipos de materiales:  hormigón, cadenas y diversa chatarra utilizada para lastrar los muertos al fondo. En Porroig se han sacado del lecho marino 91 muertos, con un peso de 63 toneladas, y en Port des Torrent se han eliminado otros 40 muertos, con un peso de 26 toneladas.

La actuación desarrollada en Port des Torrent completa la desarrollada el año pasado en la bahía de Portmany, en el lado del Ayuntamiento de Sant Josep, cuando se retiraron de los fondos marinos un total de 237 estructuras de fondeo, con un peso de 111 toneladas. Se ha comprobado que una parte de los 40 muertes retirados este año se tiraron en el mar después de aquel operativo. Con estos, el total de estructuras de fondeo retiradas en la bahía por el consistorio josepí se eleva a 277, con un volumen de 120 toneladas. El concejal de Playas y Litoral, Josep Guasch, ha informado que nuevamente “se van a balizar como área de baño los primeros 150 metros desde la costa, con lo que cualquier embarcación que penetre dentro de este perímetro se arriesga a fuertes sanciones por poner en riesgo las personas”.

En el caso de Porroig cabe señalar que esta bahía sufría una fuerte presión de embarcaciones y también se había detectado una intensa actividad de chárters ilegales en las últimas temporadas. El consistorio ha explicado que, con esta acción se quiere poner freno al intrusismo en el sector y reducir el impacto severo que esta actividad irregular estaba causando en las praderas de posidonia de la zona.

“Estamos actuando para acabar con una situación que nos perjudica a todos porque echa a perder el litoral y se apropia de aquello que es de todos, y estamos decididos a seguirlo haciéndolo. Estamos comprometidos en la lucha por un mar vivo, con unas aguas limpias y libres de fondeos ilegales», ha dicho el alcalde, Ángel Luis Guerrero.

El alcalde también ha recordado que la retirada de muertos no es una competencia municipal, pero Sant Josep la ha asumido “con el objetivo de proteger nuestro medio marino frente a las agresiones que lo amenazan. No podemos seguir de brazos cruzados y limitarnos a quejarnos por la presencia masiva de embarcaciones que ensucian los lugares más bellos de nuestras aguas”.

Por eso, ahora que se ha limpiado el fondo marino, el Ayuntamiento ha pedido que la Demarcación de Costas y la Guardia Civil refuercen la vigilancia de estos tramos del litoral para evitar que se tiren más muertos y asegurar que sigan libres de fondeos ilegales. Han colaborado en la operación los GEAS de la Guardia Civil, así como Herbusa y Ca na Negreta. Asimismo, la colaboración de Ports de les Illes Balears y de la Autoridad Portuaria ha permitido depositar los muertos en los puertos de Sant Antoni e Ibiza, antes de transportarlos al vertedero insular.

En Porroig, asimismo, el Ayuntamiento de Sant Josep disponía de un estudio realizado en colaboración con el área marina del GEN. Este documento había constatado la existencia de un total de 112 estructuras de fondeo, formadas por bloques de hormigón, ruedas de camión, motores, etcétera. De estos, el 90% se encontraban en uso en el momento de hacer el estudio y el 78% se situaba sobre praderas de posidonia. Gracias a la eliminación de los puntos de fondeo ilegales en este lugar, será mucho más fácil que la Demarcación de Costas pueda sancionar las embarcaciones que fondeen, ya que “de ahora en adelante cualquier yate que se encuentre amarrado se podrá hacer responsable de la agresión al medio que supone tirar un muerto al mar, porque ya no queda ninguno utilizable”, ha comentado Josep Guasch.

Por su parte, la concejala de Medio Ambiente, Mónica Fernández, ha recordado que “la posidonia es un hábitat prioritario a proteger que da riqueza y biodiversidad en nuestro mar y no tenemos que permitir estos ataques a uno del valores naturales más importantes de nuestras islas, que además es el elemento que garantiza la calidad de nuestras aguas”. Fernández también ha lamentado que, aprovechándose del refugio que proporciona Porroig, muchos chárters ilegales usaban este lugar como base de operaciones de su actividad, “con una avalancha de personas que molestaba a los usuarios que quieren disfrutar de la tranquilidad de la bahía y nos causaba un problema de gestión de residuos importante porque los piratas náuticos bajaban gran cantidad de bolsas de basura de los barcos sin ningún control”.